La otra pandemia: El cambio climático

publicado en: CENTRO DE PENSAMIENTO | 0

 

LA OTRA PANDEMIA: EL CAMBIO CLIMÁTICO

 

Por: Vicealmirante (RA) Luis Fernando Yance V.

Hoy, el mundo entero, sus líderes y científicos de la salud están pendientes de resolver esta situación y evitar más muertes por causa del COVID-19. Algunos tienen en sus manos la solución y están llegando a ella con propuestas viables de confinamientos, restricciones en la vida cotidiana y cómo proteger a la sociedad, también de aumentar las capacidades de hospitales, restringir el comercio, evitar aglomeraciones, proteger a los adultos mayores, toda una serie de actividades para evitar mayores contagios y muertes. Hoy le estamos ganando a esta pandemia con un ingrediente y es la de conseguir prontamente la vacuna y vemos la luz a través del túnel. El año 2020 ha sido un año duro, de sudor y lágrimas como lo esgrimía Churchill a su pueblo para salir de la crisis que ocasionó la Segunda Guerra Mundial. Le hemos ganado a la velocidad en la cual esta pandemia inundó al mundo entero unos con mayor fortaleza y dureza, pero todos unidos en combatirla.

La otra cara es la otra pandemia que he llamado “El Cambio Climático”, que muchos no entienden o no lo quieren entender. Una pandemia que ha cogido fuerza por acción de los seres humanos en destruir el planeta que habitamos. La vida de nuestro planeta depende esencialmente de la energía proveniente del sol. Los cambios en el sol no son los culpables de las tendencias actuales del calentamiento global, pero si pueden incidir en las malas prácticas que efectuamos en la tierra como lo son: la tala indiscriminada de nuestros bosques, la descomposición de desechos en vertederos, la agricultura (en especial el cultivo del arroz), la digestión de rumiantes y el manejo del estiércol de ganado que producen el metano un gas de efecto invernadero. Otros como el óxido nitroso un poderoso gas de efecto invernadero que se produce debido a las prácticas de los cultivos del suelo, en especial en el uso indiscriminado de fertilizantes comerciales, la incineración de combustibles fósiles, la producción de ácido nítrico y la quema de biomasa. (la biomasa es un combustible que se desarrolla a partir de materiales orgánicos, siendo una fuente de energía renovable y sostenible).

Todas estas actividades humanas están cambiando el invernadero natural, la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo) aumentan la concentración de dióxido de carbono (Co2) en la atmósfera. Sus probables efectos son:

  • La tierra se calentará y su efecto es que aumentará su temperatura en algunas regiones, en otras actuarán las precipitaciones a mayor escala. Podremos encontrar por ejemplo que en Santa Marta haya una sequía y en Barranquilla ciudades tan cercanas en distancias y en contraste esté lloviendo en grandes cantidades.

  • Un efecto invernadero más fuerte calentará los océanos, derretirá el hielo y los glaciares en las zonas árticas y antárticas elevando el nivel de los mares.

 

El cambio climático en su definición más sencilla es, un cambio en el clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial, y que se suma a los cambios regulares que, de forma natural, se dan en el planeta. Las consecuencias son predecibles más no su velocidad que pueda ocurrir. Es posible que en 30 años o menos tengamos un porcentaje de mayor sequía y la “guerra del agua” entrará en furor y a medida que pasan los años la población crece y el agua disminuye por muchas causas, una de ellas la acidificación y contaminación del agua gracias a concentración de dióxido de carbono en el aire. El incremento en épocas no habituales de huracanes o ciclones de cambios meteorológicos con lluvias, vientos, sequías extremas difíciles de predecir. Otra consecuencia es la muerte de animales en la tierra y el mar que conforman los ecosistemas y contribuyen a su extinción que trae como consecuencia el agotamiento de recursos naturales para la supervivencia humana.

Esta “pandemia” del cambio climático tiene un resorte difícil de controlar. Ningún gobierno o potencia puede con su sola acción evitar el colapso, es la unión de todos. Si un gobierno tiene la forma de reducir los efectos, no se verán compensados porque es un problema global y lo más impactante es que la velocidad como ocurre es difícil de parar. La huella más previsible es como lo expresaba, la sequía traerá éxodo de migraciones en todo el mundo por el precioso líquido y la lucha por conseguirlo. Hoy observamos continentes enteros en una gran proporción con sequías extremas como en África. En América las regiones de Chile, Perú con gradientes mayores de ausencia de este precioso líquido que alimenta la agricultura para la supervivencia humana.  Son la pandemia, mucha más agresiva que el COVID-19, que no tiene vacuna, pero sí hábitos para contribuir a disminuir los efectos, pero debe haber una conciencia mundial de todos los líderes.

 

Conclusiones

El sol es la fuente de mayor energía para nuestro planeta Tierra. Es una “estrella” enorme más cercana a la tierra y un poderoso elemento en la supervivencia, su luz da vida, calor y mantiene unido al sistema solar al que pertenecemos, su gran dimensión podría albergar a 109 planetas en su superficie y hace posible la vida. Los científicos predicen que la vida útil del sol es de alrededor de 10.000 mil millones de años y está en la mitad de su existencia.

Como fuente de energía debemos utilizarla e ir acabando con la producción y utilización de los combustibles fósiles que estarán debilitando nuestro planeta. No me canso en recomendar en mi humilde conocimiento de utilizar la energía solar para nuestros propósitos cotidianos. Colombia que está en la zona ecuatorial que mantienen un mayor ciclo del sol, debemos utilizarlas y aprovecharlas con un mayor conocimiento de sus bondades. No sabremos cuanto dure la pandemia del cambio climático, no lo podemos advertir en el tiempo, pueden ser unos 30 años o menos, hoy observamos que la velocidad de los cambios atmosféricos transita a tal magnitud que estamos ya en ese ciclo de la supervivencia por esta pandemia y no la percibimos o no queremos darnos cuenta.

No hay ninguna duda razonable sobre la influencia de la actividad humana en el clima mundial, así lo demuestran los estudios científicos y los trabajos realizados desde 1950 que tienen más completos y diversos estudios y simulaciones y gracias a ellos y los modelos paleo climáticos se han podido reconstruir registros de siglos y milenios atrás, dando un conjunto de datos con una visión global de cómo enfrentar esta nueva pandemia: El calentamiento global.

El cambio climático es el problema más importante de nuestra era. La pregunta es: ¿podremos cambiar el curso a tiempo?

  • Leonardo DiCaprio.

Foto: www.elagoradiario.com

*LAS OPINIONES AQUÍ PUBLICADAS SON RESPONSABILIDAD DEL AUTOR Y NO REFLEJAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DEL CGA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *